¿Qué es la oración?

¿Qué es la oración? Definición.

Te has preguntado, ¿qué es la oración?

¿Recuerdas el viejo catecismo? Orar es hablar con Dios para alabarle, darle gracias y pedirle toda clase de bienes.

definicion1

definicion2

definicion3

Hay muchas definiciones de oración, yo os propongo esta:

Oración es la experiencia de encuentro íntimo con el Padre en su Palabra, Anawim.

Definición de oración. Experiencia de encuentro.

El_GrecoSt._Paul

Sucedió que, yendo de camino, cuando estaban cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía:

Saul, Saul ¿por qué me persigues? El preguntó: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor respondió: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer. Hch 9:3-6
Es un encuentro que CAMBIA el corazón del hombre, lo RENUEVA de modo insospechado por el Espíritu de Dios. Espíritu que ilumina la Palabra, fortalece, anima, limpia, inspira … Esta es la primera característica de este encuentro.
Conversion_of_Saint_Paul

Muchos autores hablan de la oración como comunicación con Dios; sin embargo, desde mi experiencia, creo que la esencia no es el diálogo sino el encuentro, el estar juntos:

A mi parecer no es otra cosa oración sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama. Santa Teresa de Jesús

El mismo Jesús afirmó:

Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles que se figuran que por su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo. Mt 6, 8
Así contemplar un cuadro de Cristo crucificado es oración, en tanto que aquel se convierte en hierofanía que permite el encuentro con Aquel, nos eleva hacia Él y, en consecuencia, no nos hacen falta las palabras; basta el silencio, estar juntos, su querida presencia lo llena todo.

cross

Definición de oración. Íntimo.

Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.Mt 28,20
Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.Jn 14,23

womanPray

Siempre estamos junto a Dios, es más somos templos de Dios. Cristo vive en nosotros, de ahí que podamos decir que la vida es oración, que en todo momento estamos rezando. Sin embargo, este encuentro necesita momentos íntimos de soledad frente al Padre; sin estos espacios de escucha serena de la Palabra, la oración continua se pierde en la actividad frenética, cae en la superficialidad y en el olvido. Así la vida espiritual no crece, sino que se estanca, va hacia atrás.

La vida nos arrolla como un huracán y nuestro camino, como una veleta a merced de los vientos, se ve entorpecido, dirigido no por el Señor sino por miles de obligaciones, circunstancias, actividades, etc.

Si encontramos momentos y espacios de soledad para Dios, con la gracia de su Espíritu, toda nuestra vida será una oración.
baroque

Quizás estos textos puedan también ilustrar estas ideas:

Si supiéramos escuchar a Dios…
Si supiéramos contemplar la vida…
toda la vida se nos convertiría en oración
porque toda la vida se desarrolla bajo la mirada
de Dios y no deberíamos vivir ni un sólo suceso
sin ofrecérselo,
Oraciones para rezar por la calle de Michael Quoist.

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti; mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua.

En el lecho me acuerdo de ti y velando medito en ti, porque fuiste mi auxilio, y a la sombra de tus alas canto con júbilo; mi alma está unida a ti, y tu diestra me sostiene.Salmo 62

¿Por qué nos aburrimos y distraemos en la oración? A veces, porque no metemos en la oración nuestra vida, nuestros intereses o preocupaciones, esos planes que tenemos entre manos,…

Agradezco muy sinceramente a Carlos Mencos y a todo el equipo de Buigle que nos hayan incluido en su sección La web del día, así como, sus palabras de aliento y apreciación por este portal. Es mutua la admiración que ambos sentimos por el camino que estamos trazando en la red de redes.

Definición de oración. Con el Padre.

Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre. Lc 11,2
Le dice Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Jn 14:6-7
Mirad qué amor tan grande nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a Él. Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es. 1 Jn 3:1-3

prodigal_son_return_of_Rembrandt

Jesús nos enseña a quien debemos orar: a la primera persona de la Santísima Trinidad, comunidad de amor, al Padre. Literalmente Jesús dijo abba que significa papá. Sabemos que Dios es omnisciente, omnipresente y omnipotente. Espiritualmente, el Padre es un Dios bueno, rico en amor

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.Jn 3,16
y misericordia
Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia.Rm 5,20

Nuestra oración, ante Él, ha de ser humilde, sin pretensiones, confiada en su bondad y constante hasta la importunidad.

Sabemos que Dios Padre siempre escucha nuestras plegarias, así como, que responde y actúa con poder y justicia, pero a su manera divina, particular, misteriosa, para nuestro bien y crecimiento espiritual.

Este es el Dios que nos ha revelado su Hijo amado Jesús. Este punto lo desarrollaremos más tarde cuando estudiemos el Padrenuestro, verdadera síntesis de la oración de Jesús.

Creación_de_Adám

El contenido de la palabra abba, es en sí mismo suficiente motivo de oración. ¡Qué difícil es conocer la profundidad de dicha oración!

Definición de oración. En su Palabra.

Este es mi Hijo, mi Elegido, escuchadle.Lc 9,35
No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.Mt 4,4
El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán.Mc 13,31
Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él.Jn 14,23
girlPray

Quien no medita en la Palabra de Dios se encuentra, con frecuencia, estéril en su encuentro con el Padre.Es Dios quien nos habla por medio de su Palabra viva y eficaz, y espera nuestra respuesta comprometida para cumplir su voluntad. Por tanto hay dos realidades:

  1. La necesidad de la escucha de la Palabra como necesidad de profundización, de crecer en el conocimiento de Dios, de discernir su voluntad concreta en el hoy, en mi día a día, en mis circunstancias, etc.
    Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda buena obra.2 Tim 3:16-17
  2. Por otra parte, la Palabra exige una respuesta: hacer la voluntad de Dios Padre.
He aquí el momento decisivo de la oración, sin nuestra respuesta la oración pierde su sentido:
porque me llamáis: Señor, Señor y no hacéis lo que yo os digo.Lc 6, 46
Y también en:
No todo el que diga Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial,. Mt. 7, 21-29
¡Se puede decir más alto, pero no más claro!

Por el compromiso se mide la oración, la experiencia de Dios nos lleva de forma unívoca a anunciar la Buena Nueva, el Reino de Dios:

Pero vosotros sois linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz.1 Pe 2,9
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.Mc 16, 15

La oración es también práctica de la liberación personal y religiosa del hombre. Además, impulsa a la acción sobre el mundo. El hombre que ora es un ser abierto a los demás, solidario, en una palabra, hermano:

Respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.Lc 10:27

Más claramente puede encontrarse esta dimensión de la oración en la parábola del buen samaritano, Lc 10:29-37 y en el Juicio Final, Mt 25:31-45:

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui emigrante y me acogisteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, preso y fuisteis a estar conmigo.Mt 25:31-45

The_Good_Samaritan
Muchos dicen que en la oración no se les ocurre nada, no saben qué decir… La oración no es un discurso nuestro, es un encuentro con Dios en su Palabra, la cual es interpelante, es decir, exige respuesta que no es más que cumplir nuestra verdadera vocación: ser sacerdote, profeta y rey, anunciar la Palabra viva, la Buena Nueva de Dios Padre, mostrar su presencia amorosa con nuestro ejemplo y estilo de vida.

¿Difícil? Yo diría que imposible, pero para Dios nada es imposible.