Orar es interiorizar una frase, una palabra, un mantra.

doubt

¿No sabes cómo rezar ni por donde empezar? ¿Qué método utilizar? En esta entrada, te ofrezco otra alternativa que, quizás, pueda ayudarte en tu camino de oración y de vida espiritual.

Veamos un método para rezar. Sigue los siguientes pasos:

  1. Encuentra un lugar seguro, cómodo, retirado y silencioso en donde puedas abandonar el frenesí de tus muchas ocupaciones y preocupaciones. A lo mejor podrías escuchar música clásica e instrumental para relajarte.
  2. Deja de moverte, párate. Siéntate cómodo, relajado pero con tu espalda recta, derecha para estar atentos y despiertos al Espíritu. Considera que la oración involucra a todo nuestro cuerpo, no solo a nuestra cabeza.
  3. Cierra los ojos, realiza varias respiraciones profundas (permite que sean completas y tomen su propio ritmo) para relajarte. Céntrate, primero, en tu respiración y, a continuación, en la presencia de Dios.
    yoga
  4. Suelta todas tus preocupaciones, déjalas marchar. Busca abrazarte al Padre, siente la alegría de su amor liberador.
  5. Ahora, puedes usar un mantra, jaculatoria, letanía, etc., es decir, un párrafo, frase o palabra que, repitiéndolo una y otra vez, vas interiorizando en tu corazón y te permite un trato más personal e íntimo con Dios, dejarle hacer
Los mantras son fórmulas simples que nos conducen a un mayor silencio, nos ayudan a salir de nosotros mismos y a centrarnos en la chicha, en el meollo: la vida espiritual con Dios y, su directa consecuencia, el amor fraterno. Nos permiten abrir la mente y el corazón al trabajo del Espíritu en las profundidades de nuestro ser.

¿Cuales utilizar? Hay muchas, puedes emplear algunas de las siguientes:

  • Nada (Lam) te turbe (Rem), nada (Sol7) te espante (Do), quien (Fa) a Dios tiene (Sol), nada (MI) le falta (Lam). Nada te turbe (Rem), nada te espante (Do), solo (Fa) Dios (Sol) basta (MI, Lam).
  • Ubi (Re) caritas (LA7, Sim) et (Sol) Amor (Mim La7), Ubi (Re) caritas (LA7, Sim), Deus (Sol) ibi (La7) est (Re).
  • ¡Oh (Mim) Señor! Envía (Lam) tu Espíritu (Si7) que renueve (Sol) la faz (Do) de la tierra (Mim Si7 Mim).
  • La (Rem) Misericordia (LA) del Señor (Rem Do). Cada (Fa) día (Do) cantaré (Rem LA Rem)
  • ¡Maranatha! Ven, Señor Jesús.
  • El Señor es mi pastor, nada me falta.
  • Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro.
  • Porque Tú eres, oh Dios, mi fortaleza.
  • Conviene que Él crezca y yo disminuya.
  • Aquí me tienes, porque me has llamado.
  • Todo lo puedo en aquel que me conforta.
  • En Ti, ¡oh Dios!, confío; no sea yo nunca confundido.
  • Auméntanos la fe.
  • Envía tu Espíritu, Señor, y renueva la faz de la tierra.
  • ¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí, que soy pecador!
  • ¡Señor, que vea!
  • No se haga mi voluntad, sino la tuya.