Orar es admirar en la naturaleza la mano de Dios

naturaleza

Al admirar la naturaleza, contemplamos la maravillosa obra creadora de Dios omnipotente. Toda la creación nos habla de Dios Padre, de su grandeza, gloria, y poder: un amanecer o una puesta de sol, la belleza de una rosa abriendo su capullo, la fragancia refinada de las flores, la agilidad y destreza de los felinos, la increíble majestuosidad de las cataratas, etc.

Dios se nos manifiesta por medio de sus criaturas y obras, de toda su creación. A partir de su belleza y grandeza, podemos contemplar a su Autor.

El Salmo 8 quizás pueda ayudarte a alabar y admirar en la naturaleza, la mano creadora de Dios:

¡Oh Yahveh, Señor nuestro,
qué glorioso tu nombre por toda la tierra!

Tú que exaltaste tu majestad sobre los cielos,[…] Al ver tu cielo, hechura de tus dedos,
la luna y las estrellas, que fijaste tú,
¿qué es el hombre para que de él te acuerdes,
el hijo de Adán para que de él te cuides?
Salmo 8

naturaleza2
También podemos cantar, especialmente, para los más peques:

Yo (MI) pensaba que el hombre (LA) era grande (MI) por su poder,
grande (SI7) por su saber, grande (MI) por su valor.
Yo pensaba que el mundo (LA) era grande (MI), y me equivoque,
pues grande (LA) solo (SI7) es Dios (MI).

SUBE (+7) HASTA EL CIELO (LA) Y LO VERÁS,
QUE PEQUEÑITO (MI) EL MUNDO ES,
SUBE HASTA EL CIELO (SI7) Y LO VERÁS (MI),
COMO UN JUGUETE (LA) DE CRISTAL QUE
CON (MI) CARIÑO HAY QUE CUIDAR,
SUBE HASTA EL CIELO (SI7) Y LO VERÁS (MI).

2.Muchas veces el hombre buscaba ser como Dios,
quería ser como Dios, soñaba ser como Dios.
Muchas veces el hombre soñaba y se despertó,
pues grande solo es Dios.

SUBE HASTA EL CIELO…

3.Caminando por la vida hay veces que encontrarás,
cosas que extrañarás, hombres que admirarás,
Caminando por la vida hay veces que pensarás,
que el hombre es como Dios.