Orar es compromiso

studying

La formación es muy importante, fundamental, no lo dudo en absoluto. Ahora bien, respondedme desde el corazón: ¿De veras es necesaria tanta formación para comprender estos textos?

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Muchos me dirán aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’ Y entonces les declararé: ‘¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!’

Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina».Mt 7, 21-29

¿O el famoso texto de Mateos 25, El Juicio Final?

Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”
Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”
Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hiciste a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”
Entonces dirá también a los de su izquierda: “Apártaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis”.Mt. 25, 31-46

juicioFinal
Sinceramente no lo creo, lo que hace falta no es tantos cursos, seminarios, formación pastoral, licenciaturas de teología, etc. Lo que necesitamos es abandonar nuestro corazón de piedra, mi triste “yo, el primero” o “yo, mi, me, conmigo; a los demás, que les vayan dando”, para acercarnos al misterio del Dios, comunidad de amor, que se revela a los sencillos y humildes, así como, reconocer que Dios está en los pobres, excluidos, oprimidos, enfermos, inmigrantes, etc.

Tenemos que renacer al hombre nuevo con corazón de carne, fraternal en el Espíritu Santo.

Debemos cuidar no escandalizar a los pobres con nuestra opulencia, indiferencia, sabiduría con minúsculas e insolidaridad.
Y diré más, la Iglesia debe: no asociarse con el poder como muchas veces lo ha hecho; ser así libre para reivindicar los derechos humanos; buscar la justicia, no simplemente la caridad de lo que nos sobra; no justificar el status quo para no ser opio del pueblo; no reducir su discurso a lo “moral” y “espiritual” excluyendo, no sé cómo, la justicia social.

Debemos ser voz o, mejor aún, dar la voz a los sin voz, bajar de la cruz a los pueblos crucificados, criticar los poderes económicos y militares que nos mantienen subyugados y expolian los recursos de nuestra madre Tierra (calentamiento global, crisis energética, polución, etc.) mediante: guerras justas y humanitarias (hacer la guerra por la paz es como hacer el amor por la castidad); rescates inmorales a los bancos; deudas externas y “eternas” (pues son impagables) de un dinero creado de la nada por un sistema de reserva fraccionario inmoral; la manipulación por los medios de comunicación con “pan y circo” reconvertido, para el hombre del siglo XXI, en deportes, telebasura, publicidad permanente y persuasiva que promueve el consumismo de productos que, en la mayoría de los casos, no necesitamos y con obsolescencia programada, etc.

Para más información, visita la sección Social de nuestro portal Web donde puedes leer: 870 millones de personas no tienen lo suficiente para comer, 783 millones de personas no tienen acceso a agua potable o a Antonio Gutierrez decir: “He visto con mis propios ojos el profundo sufrimiento de madres que se han convertido en esqueletos andantes y están ante la disyuntiva de escoger a cuál de sus hijos salvar de la hambruna.”

hunger_1
Quizás podríamos cantar:
Perdónanos (Re) Señor (LA7), perdónanos (Sim Fa#m), siento tú (SOL) marginado (mi) se nos (LA7) olvidó; por las veces (SOL) que te olvidamos (RE SOL) en cada hermano (RE Sim), perdónanos (mi), Señor (LA7), perdónanos (RE).”

Author: justtoth

Somos Marta Jimenez y Máximo Núñez un matrimonio cristiano. Nuestro único objetivo es, desde nuestra pequeñez, ayudarte en tu encuentro con el Padre. Yo creo que todo cristiano es sacerdote, profeta y rey, que el Espíritu Santo sopla donde quiere y que Dios nos llama a todos (no solo a sacerdotes y monjas) a un discipulado radical en su amor incondicional. ¡Quiero estar consagrado al servicio de Dios y ser su testigo ante el mundo! Cualquier idea, sugerencia, crítica, etc. es muy bienvenida. Con la aportación de todos podremos hacer que este Blog merezca la pena y nos sirva para encontrarnos con Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *