La Oración como Discernimiento de la voluntad divina.

99-cart_default

“El bautismo […] hace participar con plena responsabilidad de la vida eclesial para formar un solo cuerpo en Cristo y hace pasar de una existencia de tinieblas a un existencia de luz, que impone el paso de la muerte al pecado a la vida nueva en Cristo. Convertido en luz, el cristiano debe caminar como hijo de la luz. Esto le impone la tarea de discernir para percibir continuamente la voluntad de Dios.
El Espíritu divino […] obliga al hombre a una continua confrontación para dar una respuesta dócil que lo lleve a un constante dinamismo de transformación interior y de renovación, capaz de permitir reconocer el sendero que traza Dios y seguirlo ” Vocablo Discernimiento. Nuevo Diccionario de Espiritualidad. Ediciones Paulinas.

El vivir del creyente es ante todo para hacer la voluntad del Padre, la cual es su alimento. Realmente, no solo no cumplimos esta voluntad, sino que, a veces, ni siquiera sabemos cuál es dicha voluntad concretizado en el hoy y ahora, en las cosas sencillas de cada día e incluso consideramos como buenas, acciones o actitudes contrarias a la fe cristiana. Se hace por tanto imprescindible realizar esta oración al Padre:

Abre mis ojos para que contemple las maravillas de tu ley. Sal. 119,18
Enséñame, Yahveh, el camino de tus preceptos, yo lo quiero guardar en recompensa. Sal 119,33

Sermon_on_the_Mount
Es por tanto necesario la escucha de la Palabra de Dios (a la que evidentemente deben seguir las obras) para conocer cuál es la voluntad del Padre, pero además un discernimiento de cómo se concreta esta, un contemplar la Palabra, <em>una continua exposición de nuestra vida a la luz de la Palabra</em>. Es decir, el cristiano debe discernir constantemente cuál es la voluntad de Dios Padre en cada momento de su vida, en las cosas más significativas, en las grandes decisiones personales, pero también en las pequeñas elecciones cotidianas.
Para este discernimiento son muy importantes la comunidad cristiana, los acompañantes o directores espirituales, las distintas mediaciones que Dios nos pone en el camino, nuestros talentos y limitaciones,… Pero además es indudable el papel de primer orden que tiene la oración.

Decir a Dios “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” es pedirle que nos enseñe a saber cuál es su voluntad en cada momento y nos dé fuerzas para realizarlo en el amor:
Vivid como hijos de la luz;[…].Examinad que es lo que le agrada al Señor […] Así pues, mirad atentamente como vivís; que no seáis como imprudentes, sino como prudentes . Ef 5,8.10.15
¿Qué necesitamos para cumplir la voluntad del padre?

  • Escucha orante.
  • Discernimiento.
  • Praxis, lo que el refrán explica soberbiamente con obras son amores, que no buenas razones y está también reflejado en la Palabra de Dios:
     Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obrasSantiago 2:18

Author: justtoth

Somos Marta Jimenez y Máximo Núñez un matrimonio cristiano. Nuestro único objetivo es, desde nuestra pequeñez, ayudarte en tu encuentro con el Padre. Yo creo que todo cristiano es sacerdote, profeta y rey, que el Espíritu Santo sopla donde quiere y que Dios nos llama a todos (no solo a sacerdotes y monjas) a un discipulado radical en su amor incondicional. ¡Quiero estar consagrado al servicio de Dios y ser su testigo ante el mundo! Cualquier idea, sugerencia, crítica, etc. es muy bienvenida. Con la aportación de todos podremos hacer que este Blog merezca la pena y nos sirva para encontrarnos con Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *