Definición de oración. En su Palabra.

Este es mi Hijo, mi Elegido, escuchadle.Lc 9,35
No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.Mt 4,4
El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán.Mc 13,31
Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él.Jn 14,23
girlPray

Quien no medita en la Palabra de Dios se encuentra, con frecuencia, estéril en su encuentro con el Padre.Es Dios quien nos habla por medio de su Palabra viva y eficaz, y espera nuestra respuesta comprometida para cumplir su voluntad. Por tanto hay dos realidades:

  1. La necesidad de la escucha de la Palabra como necesidad de profundización, de crecer en el conocimiento de Dios, de discernir su voluntad concreta en el hoy, en mi día a día, en mis circunstancias, etc.
    Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda buena obra.2 Tim 3:16-17
  2. Por otra parte, la Palabra exige una respuesta: hacer la voluntad de Dios Padre.
He aquí el momento decisivo de la oración, sin nuestra respuesta la oración pierde su sentido:
porque me llamáis: Señor, Señor y no hacéis lo que yo os digo.Lc 6, 46
Y también en:
No todo el que diga Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial,. Mt. 7, 21-29
¡Se puede decir más alto, pero no más claro!

Por el compromiso se mide la oración, la experiencia de Dios nos lleva de forma unívoca a anunciar la Buena Nueva, el Reino de Dios:

Pero vosotros sois linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz.1 Pe 2,9
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.Mc 16, 15

La oración es también práctica de la liberación personal y religiosa del hombre. Además, impulsa a la acción sobre el mundo. El hombre que ora es un ser abierto a los demás, solidario, en una palabra, hermano:

Respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.Lc 10:27

Más claramente puede encontrarse esta dimensión de la oración en la parábola del buen samaritano, Lc 10:29-37 y en el Juicio Final, Mt 25:31-45:

Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui emigrante y me acogisteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, preso y fuisteis a estar conmigo.Mt 25:31-45

The_Good_Samaritan
Muchos dicen que en la oración no se les ocurre nada, no saben qué decir… La oración no es un discurso nuestro, es un encuentro con Dios en su Palabra, la cual es interpelante, es decir, exige respuesta que no es más que cumplir nuestra verdadera vocación: ser sacerdote, profeta y rey, anunciar la Palabra viva, la Buena Nueva de Dios Padre, mostrar su presencia amorosa con nuestro ejemplo y estilo de vida.

¿Difícil? Yo diría que imposible, pero para Dios nada es imposible.

Author: justtoth

Somos Marta Jimenez y Máximo Núñez un matrimonio cristiano. Nuestro único objetivo es, desde nuestra pequeñez, ayudarte en tu encuentro con el Padre. Yo creo que todo cristiano es sacerdote, profeta y rey, que el Espíritu Santo sopla donde quiere y que Dios nos llama a todos (no solo a sacerdotes y monjas) a un discipulado radical en su amor incondicional. ¡Quiero estar consagrado al servicio de Dios y ser su testigo ante el mundo! Cualquier idea, sugerencia, crítica, etc. es muy bienvenida. Con la aportación de todos podremos hacer que este Blog merezca la pena y nos sirva para encontrarnos con Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *