Definición de oración. Con el Padre.

Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre. Lc 11,2
Le dice Jesús: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Jn 14:6-7
Mirad qué amor tan grande nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a Él. Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es. 1 Jn 3:1-3

prodigal_son_return_of_Rembrandt

Jesús nos enseña a quien debemos orar: a la primera persona de la Santísima Trinidad, comunidad de amor, al Padre. Literalmente Jesús dijo abba que significa papá. Sabemos que Dios es omnisciente, omnipresente y omnipotente. Espiritualmente, el Padre es un Dios bueno, rico en amor

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.Jn 3,16
y misericordia
Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia.Rm 5,20

Nuestra oración, ante Él, ha de ser humilde, sin pretensiones, confiada en su bondad y constante hasta la importunidad.

Sabemos que Dios Padre siempre escucha nuestras plegarias, así como, que responde y actúa con poder y justicia, pero a su manera divina, particular, misteriosa, para nuestro bien y crecimiento espiritual.

Este es el Dios que nos ha revelado su Hijo amado Jesús. Este punto lo desarrollaremos más tarde cuando estudiemos el Padrenuestro, verdadera síntesis de la oración de Jesús.

Creación_de_Adám

El contenido de la palabra abba, es en sí mismo suficiente motivo de oración. ¡Qué difícil es conocer la profundidad de dicha oración!

Author: justtoth

Somos Marta Jimenez y Máximo Núñez un matrimonio cristiano. Nuestro único objetivo es, desde nuestra pequeñez, ayudarte en tu encuentro con el Padre. Yo creo que todo cristiano es sacerdote, profeta y rey, que el Espíritu Santo sopla donde quiere y que Dios nos llama a todos (no solo a sacerdotes y monjas) a un discipulado radical en su amor incondicional. ¡Quiero estar consagrado al servicio de Dios y ser su testigo ante el mundo! Cualquier idea, sugerencia, crítica, etc. es muy bienvenida. Con la aportación de todos podremos hacer que este Blog merezca la pena y nos sirva para encontrarnos con Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *